Empleo y tecnología unidos

No sólo de cámaras deportivas vive GoPro

A pesar de los signos evidentes de éxito, GoPro entra en el 2017 con mucho que probar. Prometieron un retorno sobre la inversión sobre las ventas de su nueva cámara Hero 5. Y ayer han anunciado que están planeando relanzar su drone Karma, que ha tenido que ser retirado después de que varias unidades cayeran del cielo.

¿No sabías que GoPro tenía un drone? En este artículo de opinión te damos la noticia con un análisis completo.

No sólo de cámaras deportivas vive GoPro

Seis días después del lanzamiento del primer avión no tripulado de GoPro, el señor Warholak desempaquetó su Karma GoPro de su funda y comenzó a volarlo. Después de 2 minutos de vuelo, sus hélices empezaron a fallar y el drone entra en caída libre hacia el suelo.

En una entrevista, Warholak dijo que pensaba que el accidente era culpa suya, y se preguntó qué había hecho mal. Después del incidente, recogió las piezas sueltas del drone, regresó a casa y subió las desastrosas imágenes del vuelo en YouTube.

Este fue el primer video público de un accidente del Karma, y ​​no sería el único, por eso la compañía decidió retirarlo del mercado.

¿Por qué el fabricante de cámaras deportivas ha encontrado tantos problemas con su buque insignia? Karma ha sido el primer intento en cambiar de dirección, pero como tanta gente, subestimaron lo difícil que es construir un vehículo autónomo.

El viaje irregular de GoPro comenzó con su oferta pública en junio de 2014, antes de que entrara en el juego los aviones no tripulados. Aunque el precio de las acciones se disparó inicialmente, la desaceleración de las ventas y la incapacidad de innovar más allá de su línea principal de productos, obstaculizaron su crecimiento.

El drone de GoPro, que inicialmente se iba a lanzar en noviembre de 2014, debía revertir su fortuna y convertir a la empresa en algo más que una compañía de cámaras deportivas.

Pero en lugar de esto, Karma se ha convertido en una reencarnación de todo lo que ha ido mal en la empresa. Karma llegó a las tiendas a tiempo para la temporada navideña de 2016 (a pesar de los múltiples retrasos), pero con este retiro ha perdido un período crucial para aumentar la cuota de mercado entre los consumidores.

Mientras tanto, el fabricante chino de drones DJI, el principal competidor de GoPro y ex socio potencial, mantiene su posición como el líder de la industria.

Analizando a sus competidores, se puede decir que GoPro no está sólo en sus errores. La robótica en 3D de Berkeley, implosionó después de llegar a 120 millones de dólares en fondos de riesgo, Parrot recientemente ha despedido a 290 personas, y Lily Robotics tiene una demanda de protección al consumidor.

Aún así, el CEO de la compañía está esperanzado y no descarta un Karma 2, ya que la recepción por parte de los consumidores ha sido muy buena.

Sin embargo, GoPro ha cambiado su hoja de ruta en parte por la culpa del Karma. "Este fracaso ha desencadenado mucha incertidumbre dentro de la empresa", ha dicho un ex empleado, que se fue antes de que la compañía despidiera a 200 personas (o el 15% de su fuerza de trabajo), 22 días después del retiro del drone.

Hace unos días la compañía volvió a lanzar Karma, aunque queda por ver si alguna vez recuperará la confianza de sus clientes.

La determinación de seguir vendiendo y produciendo drones se debe a la creencia de que GoPro es una de las marcas mejor posicionadas del mundo para romper el mercado de los drones que cada vez está más abarrotado.

Han pasado los últimos 15 años construyendo una marca global, construyendo una distribución global, y se puede decir que están en decenas de miles de tiendas en todo el mundo.

El mercado del drone es como una burbuja con toneladas de jugadores saltando en un espacio que realmente no tiene que muchos clientes. El dominio de DJI continúa creciendo. Pero si GoPro puede resistir estos reveses y conseguir un buen drone, se hará un nombre en el mercado.